¿Por qué durante mi periodo menstrual mi cuerpo pide dulce?


 

Muchas de nosotras experimentamos un deseo irremediable por el chocolate antes y durante nuestro periodo menstrual pero, ¿por qué? ¿Es simplemente casualidad?¿Un antojo?  ¿O es nuestro cuerpo el que nos lo pide?

No cabe duda de que el deseo por el dulce es real. En el caso del chocolate, muchos expertos sostienen que esos antojos son un intento inconsciente por regular los niveles de glucosa en sangre y el estado de ánimo.

Esos dichosos “antojos” del mes tiran por tierra todos nuestros hábitos saludables y provocan que consumamos grandes cantidades de todo tipo de comida basura.

Grrrrrrr!!!!! ¡¡¡tanto esfuerzo y luego me pongo hasta arriba de chocolate, cojo por banda el cubo de yogurt o me hago cinco kilos de palomitas!!! ¿Ese clásico de todos los meses es otra trampa hormonal?

Según un estudio de Annals of Endocrinology esto está provocado por los  niveles fluctuantes de los estrógenos y la progesterona e incluso puede llevar a las mujeres a comer 500 calorías adicionales por día.

Otro de los causantes de estos dichosos asaltos hipercalóricos es la serotonina, neurotransmisor relacionado con la sensación de placer y felicidad.

Cuando ovulamos los niveles de serotonina disminuyen, lo cual nos provoca estrés, irritabilidad, mal humor, cansancio o depresión… Tras la ovulación nuestro cuerpo nos pide que nivelemos la serotonina mediante alimentos ricos en azúcar como el chocolate, que además contiene teobromina. Además, el propio desgaste físico de la menstruación también provoca un mayor consumo de calorías y hace comer más en general. Nuestro cuerpo nos pide lo que necesita, pero debemos diferenciar el apetito de la gula!!!!.  ¿Por qué disminuye la serotonina? Por varios motivos, por un lado debemos destacar las situaciones de estrés, ya que estas generan en el organismo una disminución de serotonina a niveles insospechados. Otra situación suele ser la malnutrición o la falta de nutrientes en el organismo. Pero nuestro cuerpo genera serotonina a partir de un aminoácido llamado triptófano que, normalmente se encuentra en el organismo a niveles normales, pero cuando pasamos por situaciones de estrés o mala alimentación… dejamos de suministrar este aminoácido lo que hace que lo necesitemos para que el cuerpo genere serotonina. Y claro, la forma más rápida de conseguirlo es… ¡el dulce!

Al aumentar la serotonina en el cuerpo tras la ingesta de azúcares el cuerpo experimenta sensación de alivio y alegría. Curioso, ¿verdad?.

Normalmente al levantarnos tenemos más serotonina… Pero esto cambia a lo largo del día, ya que los niveles sufren diferentes subidas y bajadas, de ahí la necesidad de ingerir chocolate en determinados momentos del día, sobre todo por la tarde o al final de la jornada.

 

Alivia y nos alegra. Pero es importante controlar la ingesta de azúcares y no comer chocolate de forma compulsiva. Desde Easydona te recomendamos que te fijes en tu cuerpo, que lo escuches y si te pide chocolate más a menudo de los normal visites a un profesional, ya que si la ingesta se vuelve compulsiva puede que se esconda tras ello un cuadro oculto de depresión o estrés que es una causa directa de disminución de serotonina.

Esperamos haberos ayudado a saber que estas reacciones tienen un porqué biológico.

 

Referencias:

https://www.journals.elsevier.com/annales-dendocrinologie

2019-01-25T12:01:28+00:00

Deja tu comentario

Envíanos un Whatsapp: