Diez consejos para eliminar la retención de líquidos

 

La retención de líquidos está ocasionada por la acumulación excesiva de líquidos en los tejidos y, a nosotras, nos afecta en mayor medida en determinadas épocas del año relacionadas con desajustes hormonales –como los días previos a la menstruación, el embarazo, la menopausia o en este caso: la donación de óvulos-. Esta acumulación se conoce como edema y puede ser patológica o no. En el caso de que sea patológica podría darse por problemas de circulación, enfermedades renales o hepáticas, o insuficiencia cardíaca congestiva, pero si no lo es, se trata de una dilatación de las venas en según qué periodos del año. Aun así, para averiguar si tu retención de líquidos es patológica o no, te recomendamos ir  a un especialista que te administrará un tratamiento para evitar posibles problemas secundarios.

El cuerpo está principalmente compuesto de agua pero hay distintos factores que condicionan la retención de líquidos. El resultado es el conocido incremento de peso –de entre dos y cuatro kilos-. Pero tranquilas, las principales causas de esta retención pueden ser por la falta de ejercicio, por una mala alimentación, la incrementación del calor y las altas temperaturas y la menstruación. Esta última cuestión, la hormonal, es uno de los elementos por el cual somos más propensas a padecer la retención de líquidos, ya que el organismo segrega con regularidad estrógenos y progesterona, dos activos que tienen alta capacidad para acumular agua. Pero… ¿qué podemos hacer para reducirlo?

  1. Evita la sal en exceso.
  2. Bebe dos litros de agua al día: Si tu organismo está hidratado hará que los líquidos retenidos sean eliminados. Pero ojo, no superes los cuatro litros diarios porque tendrás sobrecarga de líquidos y fíjate bien en la composición del agua que estás bebiendo para no consumir aguas ricas en sodio ya que éste aumentará la posibilidad de la retención de líquidos.
  3. Cuida de tu dieta. Incrementa el consumo de alimentos ricos en agua y electrólitos, principalmente frutas y verduras.
  4.  ¡Muévete! Realiza actividades que favorezcan la circulación de la sangre. ¡Camina, baila, anda o ve en bicicleta! Trata de mantener activo al organismo.
  5.  Evita las comidas ricas en azúcares y sal.
  6. Ingiere proteínas, si faltan en tu dieta puede reducirse la producción de albúmina y acumular líquido entre los tejidos.
  7.  ¡Descansa! El reposo es esencial para prevenir la retención de líquidos si se localiza por ejemplo en las piernas.
  8.  ¡Bebe té e infusiones! Recuerda: la mayoría de los tés e infusiones tienen efecto diurético.
  9. Si tu actividad laboral te obliga a estar sentada durante mucho tiempo… ¡levántate! Da un ligero paseo cada hora por la habitación, aunque sea para ir al baño.
  10.  Evita el consumo de bebidas gaseosas, café o harinas refinadas.

Desde Easydona te animamos a seguir estos consejos… ¡El verano está a la vuelta de la esquina!

 

 

2019-01-25T12:02:01+00:00

Deja tu comentario

Envíanos un Whatsapp: